Blog

Síntomas de defectos visuales

Síntomas de defectos visuales en la infancia

La vuelta al cole no siempre es fácil: rutinas, madrugones, libros de texto, aulas, pizarras, etc. pero también compañeros antiguos y nuevos y un universo de aprendizaje por estrenar. Y sus ojos serán la ventana del cerebro a ese nuevo universo. Queremos ayudar a los padres y profesores para que puedan detectar los síntomas de defectos visuales en la infancia.

Es el momento perfecto para estar atentos a las reacciones de nuestros hijos y ver su adaptación a este nuevo ambiente. Hay una serie de síntomas que nos pueden indicar si nuestros hijos tienen algún problema o defecto visual, los cuales podrían ser un factor que dificulte el proceso de aprendizaje e integración. Defectos que cuanto se detecten, más fácil serán de solucionar.

Remarcar que no hay una edad mínima para visitar al oftalmólogo; de hecho, se debe realizar una primera revisión oftalmológica antes de los 12 meses si presenta síntomas como lagrimeo o conjuntivitis frecuente, pupila blanca, fobia a la luz, desviación de ojos o se detecta cualquier anomalía.

Pero en el caso que nos ocupa, vamos a centrarnos en niños mayores de 3 años, que son quienes comienzan a incorporarse a la educación infantil y se recomienda una visita al oftalmólogo a dicha edad.

¿Qué síntomas de defectos visuales en la infancia debemos tener en cuenta?

Hay una serie de síntomas generales de fácil detección y evidentes como que desvía uno de los ojos (o los dos), se frota los ojos, le lloran o los entrecierra constantemente.

También hay que darse cuenta si tropieza con frecuencia ya que podría ser un síntoma de defecto visual al no poder evaluar con precisión las distancias. También si vemos que se acerca demasiado al televisor o tablet o se queja de dolor de cabeza.

Uno de los defectos de los que no suelen quejarse hasta llegar a clase y ver la pizarra es de visión borrosa. Hay que tener en cuenta que para ellos es natural ese defecto visual.

Preguntale a tus hijos si pueden leer sin problemas la pizarra y observa que mantengan las distancias adecuadas tanto a pantallas como libros sin realizar o mantener posturas extrañas o giros de cabeza.

Cuando comienzan a aprender a escribir o leer, es un momento perfecto para ver si tienen algún problema. Es importante que aprendan educación postural pero si percibes que:

  •  Se acerca mucho a la pantallas
  • No es capaz de leer lo que se escribe en la pizarra
  • Adopta posiciones extrañas para leer o escribir, girando mucho la cabeza. Ten en cuenta que estas malas posturas pueden realizarlas de manera inconsciente para enfocar mejor.
  • Le duele la cabeza cuando lee.
  • Tiene dificultades para diferenciar colores a la hora de pintar.
  • O deja de prestar atención (incluso más de lo habitual)

No dudes en realizar una visita a tu oftalmólogo de confianza para realizar una revisión y dar solución a esos problemas.

Consulta con el profesorado si han detectado alguno de estos síntomas o cualquier otra anomalía. Ten en cuenta que pasan mucho tiempo con ellos.

Los defectos visuales son uno de los factores en las dificultades de aprendizaje, precisamente en el período de nuestra vida que nuestro cerebro tiene mayor plasticidad.

 

No dudes en consultarnos tus dudas.

Nombre (requerido)

Teléfono (requerido)

Correo electrónico (opcional)

Comentarios